Depredadores de la Conciencia - VOLADORES







"Mis compañeras y yo determinamos que ya era tiempo de dar a conocer nuestra verdadera situación como seres sociales, aun a costa de toda la suspicacia que tal información pueda generar en el público." Cuando se me presentó la oportunidad, le pedí que me dijese algo más sobre los voladores, y entonces me contó que uno de los aspectos más terroríficos del mundo de don Juan; que somos prisioneros de seres venidos de los confines del universo, quienes nos usan con el mismo desenfado con que nosotros usamos a los pollos. Explicó: "La porción del universo a la que tenemos acceso es el campo de operaciones de dos formas radicalmente diferentes de conciencia. Una, a la que pertenecen las plantas y los animales, incluso el hombre, es una conciencia blanquecina, joven, generadora de energía. La otra es una conciencia infinitamente más vieja y parasitaria, poseedora de una cantidad inmensa de conocimientos." "Además de los hombres y otros seres que habitan esta tierra, hay en el universo una inmensa gama de entidades inorgánicas. Están presentes entre nosotros y en ciertas ocasiones se nos hacen visibles. Les llamamos fantasmas o apariciones. Una de esas especies, que los videntes describen como enormes bultos voladores de color negro, llegó en algún momento de la profundidad del Cosmos y encontró un oasis de conciencia en nuestro mundo. Ellos se han especializado en ordeñarnos'." "¡Eso es increíble!" -exclamé. "Lo sé, pero es la más pura y aterradora verdad. ¿Nunca te has preguntado el por qué de los altibajos energéticos y emocionales de la gente? Es el predador que viene periódicamente a recoger su cuota de conciencia. Sólo dejan lo suficiente para que sigamos viviendo, y a veces ni para eso." "¿Qué quieres decir?" "Que a veces se pasan y la persona enferma de gravedad, y hasta muere." Yo no daba crédito a mis oídos. "¿Quieres decir que estamos siendo devorados en vida?" -le pregunté. Sonrió. "Bueno, ellos no nos 'comen' literalmente, lo que hacen es una transferencia vibratoria. La conciencia es energía y ellos pueden alinearse con nosotros. Como por naturaleza están siempre hambrientos, y nosotros, por el contrario, exudamos luz, el resultado de ese alineamiento solo puede ser descrito como depredación energética." "Pero, ¿por qué hacen eso?" "Porque, en un plano cósmico, la energía es la moneda más fuerte y todos la quieren, y nosotros somos una raza vital, repleta de alimento. Cada cosa viva come a otra, y siempre el más poderoso sale ganando. ¿Quién dijo que el hombre está en la cúspide de la cadena alimenticia? Esa visión solo pudo ocurrírsele a un ser humano. Para los inorgánicos, nosotros somos la presa."
Le comenté que se me hacía inconcebible que entidades más conscientes que nosotros llegasen a ese grado de rapiña. Replicó: "Pero, ¿qué crees que haces tú cuando comes una lechuga o un bistec? ¡Estás comiendo vida! Tu sensibilidad es hipócrita. Los depredadores cósmicos no son ni más ni menos crueles que nosotros. Cuando una raza más fuerte consume a otra inferior, está ayudando a que su energía evolucione." "Ya te he dicho que en el universo sólo hay guerra. Los enfrentamientos de los hombres son un reflejo de lo que pasa ahí fuera.

Es normal que una especie intente consumir a otra; lo propio de un guerrero es no lamentarse por ello y procurar sobrevivir." "¿Y cómo nos consumen?" "A través de nuestras emociones, debidamente encauzadas por el parloteo interior. Han diseñado el entorno social en tal forma que estamos todo el tiempo disparando oleadas de emociones que son inmediatamente absorbidas. Sobre todo, les gustan los ataque de ego; para ellos, ése es el bocado más exquisito. Tales emociones son iguales en cualquier lugar del universo donde se presenten, y ellos han aprendido a metabolizarlas." "Algunos nos consumen por la lujuria, la ira o el temor; otros prefieren sentimientos más delicados, como el amor o la ternura. Pero todos ellos están interesados en lo mismo. Lo normal es que nos ataquen por la zona de la cabeza, el corazón o el vientre, allí donde guardamos el grueso de nuestra energía." "¿Atacan también a los animales?" "Esos seres usan a todo lo que esté disponible, pero prefieren la conciencia organizada. Drenan a los animales y a las plantas en la medida de su atención, que no es demasiado fija. Atacan incluso a los demás seres inorgánicos, sólo que aquellos sí los ven y los esquivan, como nosotros esquivamos a los mosquitos. El único que cae completito en su trampa es el hombre."
"¿Cómo es posible que todo eso esté ocurriendo sin que nos demos cuenta?" "Porque heredamos el intercambio con esos seres casi como una condición genética, y a estas alturas nos parece algo natural. Cuando nace la criatura, la madre la ofrece como comida, sin darse cuenta, pues la mente de ella también está dominada. Al bautizarla esta firmando un convenio. A partir de ahi, se esfuerza por inculcarle modales de conducta aceptables, la doma, cercena su lado guerrero y la convierte en mansa oveja."Cuando un niño sale suficientemente energético para rechazar esa imposición, pero no lo suficiente como para entrar en el camino del guerrero, se vuelve un rebelde o un desajustado social." "La ventaja de los voladores radica en la diferencia entre nuestros niveles de conciencia. Ellos son entidades muy poderosas y vastas; la idea que tenemos de ellos es equivalente a la que tiene una hormiga de nosotros." "Sin embargo, su presencia es dolorosa y se puede medir en diversas maneras. Por ejemplo, cuando nos provocan ataques de racionalidad o desconfianza, o nos sentimos tentados a violar nuestras propias decisiones. Los locos pueden detectarlos muy fácilmente -demasiado, diría yo-, ya que sienten físicamente cómo estos seres se posan sobre sus hombros, generando paranoias. EL SUICIDIO

El suicidio es el sello del volador, pues su mente es homicida potencial." "Dices que se trata de un intercambio, pero, ¿qué ganamos nosotros con semejante despojo?" "A cambio de nuestra energía, los voladores nos han dado la mente, los apegos y el ego. Para ellos, no somos sus esclavos, sino una especie de obreros asalariados. Privilegiaron a una raza primitiva y le dieron el don de pensar, lo cual nos hizo evolucionar; más aún, nos ha civilizado. De no ser por ellos, aun estaríamos escondidos en cuevas o haciendo nidos en las copas de los árboles." "Los voladores nos dominan a través de nuestras tradiciones y costumbres. Son los amos de las religiones, los creadores de las Historia. Escuchamos su voz en la radio y leemos sus ideas en los periódicos. Ellos manejan todos nuestros medios de información y nuestros sistemas de creencia. Su estrategia es magnífica. Por ejemplo, hubo un hombre honesto que habló de amor y libertad; ellos lo han convertido en autocompasión y servilismo.

Lo hacen con todos, incluso con los naguales. Por eso el trabajo de un brujo es solitario."

"Durante milenios, los voladores han urdido planes para colectivizarnos. Hubo una época en que se hicieron tan descarados, que hasta se mostraban en público y las gentes los representaron en piedra. Eran tiempos oscuros, pululaban por doquier. Pero ahora su estrategia se ha hecho tan inteligente que ni sabemos que existen. En el pasado nos enganchaban por la credulidad, hoy, por el materialismo. Ellos son responsables de que la aspiración del hombre actual sea no tener que pensar por sí mismo; ¡observa no más cuánto tiempo aguanta alguien en silencio!." "¿Porqué ese cambio en su estrategia?" "Por que, en este momento, ellos están corriendo un gran riesgo. La humanidad está en un contacto muy rápido y cualquiera puede informarse. O nos llenan la cabeza, bombardeándonos día y noche con todo tipo de sugestiones, o habrá algunos que se den cuenta y avisen a los demás." "¿Qué ocurriría si lográsemos repeler a esas entidades?" "En una semana recuperaríamos nuestra vitalidad y estaríamos brillando de nuevo. Pero, como seres humanos normales, no podemos plantearnos esa posibilidad, porque ello implicaría ir en contra de todo lo que es socialmente aceptable.

LA DISCIPLINA DE LA RECAPITULACIÓN
Afortunadamente, los brujos tenemos un arma: la disciplina." "El encuentro con los inorgánicos es gradual. Al principio no los notamos. Pero un aprendiz comienza a verlos en su ensueño y luego en su vigilia -algo que puede enloquecerle si no aprende a actuar como un guerrero. Después de que se da cuenta, puede confrontarlos." "Los brujos manipulan la mente foránea haciéndose cazadores de energía. Es con ese fin que mis compañeras y yo hemos diseñado para las masas los ejercicios de tensegridad, que tienen la virtud de liberarnos de la mente del volador." "En ese sentido, el brujo es oportunista. Aprovecha el empujón que le dieron y dice a sus captores: '¡Gracias por todo, ahí nos vemos! El acuerdo que ustedes hicieron fue con mis antepasados, no conmigo'. Al recapitular su vida, literalmente está sacándole al volador la comida de la boca. Es como si llegásemos a la tienda y devolviésemos el producto al tendero, exigiéndole: '¡Regrésame mi dinero!' A los inorgánicos no les gusta eso, pero no pueden hacer nada." "Nuestra ventaja es que somos prescindibles, ¡hay mucha comida por ahí! Una posición de alerta total, que no es otra cosa que disciplina, crea condiciones tales en nuestra atención, que dejamos de ser sabrosos para esos seres. En tal caso, dan media vuelta y nos dejan tranquilos."

 CARLOS CASTANEDA







El amor, la respuesta al problema de la existencia humana



 

El hombre está dotado de razón, es vida consciente de sí misma; tiene conciencia de sí mismo, de sus semejantes, de su pasado y de las posibilidades de su futuro. Esa conciencia de sí mismo como una entidad separada, la conciencia de su breve lapso de vida, del hecho de que nace sin que intervenga su vo­luntad y ha de morir contra su voluntad, de que morirá antes que los que ama, o éstos antes que él, la conciencia de su sole­dad, de su desvalidez frente a las fuerzas de la naturaleza y de la sociedad, todo ello hace de su existen­cia separada y desunida una insoportable prisión. Se volvería loco si no pudiera liberarse de su prisión y extender la mano para unirse en una o otra forma con los demás hombres, con el mundo exterior.La solución puede alcanzarse por medio de la adoración de animales, del sacrificio humano o las conquistas militares, por la complacencia en la lujuria, el renunciamiento ascético, el trabajo obsesivo, la creación artística, el amor a Dios y el amor al Hombre.
Otro camino para conocer «el secreto» es el amor. El amor es la penetración activa en la otra persona, en la que la unión satisface mi deseo de conocer. En el acto de fusión, te conozco,me conozco a mí mismo, conozco a todos y no «conozco» nada. Conozco de la única manera en que el conocimiento de lo que está vivo le es posible al hombre -por la experiencia de la unión no mediante algún conocimiento proporcionado por nuestro pensamiento.El amor es la única forma de conocimiento, que, en el acto de unión, sa­tisface mi búsqueda. En el acto de amar, de entregarse, en el acto de penetrar en la otra persona, me encuentro a mí mismo, me descubro, nos descubro a ambos, descubro al hombre. Aunque llegáramos a conocernos muchísimo más, nunca al­canzaríamos el fondo. Seguiríamos siendo un enigma para no­sotros mismos, y nuestros semejantes seguirían siéndolo para nosotros. La única forma de alcanzar el conocimiento total consiste en el acto de amar: ese acto trasciende el pensamiento, trasciende las palabras. Aunque llegáramos a conocernos muchísimo más, nunca al­canzaríamos el fondo. Seguiríamos siendo un enigma para no­sotros mismos, y nuestros semejantes seguirían siéndolo para nosotros. La única forma de alcanzar el conocimiento total consiste en el acto de amar: ese acto trasciende el pensamiento, trasciende las palabras.Pero por encima de la necesidad universal, existencial, de unión, surge otra más específica y de orden biológico: el de­seo de unión entre los polos masculino y femenino. La idea de tal polarización está notablemente expresada en el mito de que, originariamente, el hombre y la mujer fueron uno, que los divi­dieron por la mitad y que, desde entonces, cada hombre busca la parte femenina de sí mismo que ha perdido, para unirse nue­vamente con ella. . La polarización sexual lleva al hombre a buscar la unión con el otro sexo. La polaridad entre los principios masculino y femenino existe tam­bién dentro de cada hombre y cada mujer. Así como fisiológi­camente tanto el hombre como la mujer poseen hormonas del sexo opuesto, así también en el sentido psicológico son bise­xuales. Llevan en si mismos el principio de recibir y de pene­trar, de la materia y del espíritu. El hombre -y la mujer- sólo logra la unión interior en la unión con su polaridad femenina o masculina. Esa polaridad es la base de toda creatividad.
Nunca el amante busca sin ser buscado por su amada.
Si la luz del amor ha penetrado en este corazón, sabe que también hay amor en aquel corazón.
Cuando el amor a Dios agita tu corazón, también Dios tiene amor para ti.
Sin la otra mano, ningún ruido de palmoteo sale de una mano.
La sabiduría Divina es destino y su decreto nos hace amar­nos el uno al otro.
Por eso está ordenado que cada parte del mundo se una con su consorte.
El sabio dice: Cielo es hombre, y Tierra, mujer. Cuando la Tierra no tiene calor, el Cielo se lo manda; cuando pierde su frescor y su rocío, el Cielo se lo devuelve. El Cielo hace su ronda, como un marido que trabaja por su mujer.
Y la Tierra se ocupa del gobierno de su casa: cuida de los nacimientos y amamanta lo que pare.
Mira a la Tierra y al Cielo, tienen inteligencia, pues hacen el trabajo de seres inteligentes.
Si esos dos no gustaran placer el uno del otro, ¿por qué ha­brían de andar juntos como novios?
Sin la Tierra, ¿despuntarían las flores, echarían flores los árboles? ¿Qué, entonces, producirían el calor y el agua del Cielo?
Así como Dios puso el deseo en el hombre y en la mujer para que el mundo fuera preservado por su unión.
Así en cada parte de la existencia planteó el deseo de la otra parte.
Día y noche son enemigos afuera; pero sirven ambos un único fin.
Cada uno ama al otro en aras de la perfección de su mutuo trabajo.
Sin la noche, la naturaleza del hombre no recibiría ga­nancia alguna, y nada tendría entonces el día para gastar.
Rumi

La si­tuación paradójica de multitud de individuos hoy en día es que están semidormidos durante el día, y semidespiertos cuando duermen o cuando quieren dormir. Estar plenamente despierto es la condición para no aburrirnos o aburrir a los demás y sin duda no estar o no ser aburrido es una de las condiciones fun­damentales para amar. Ser activo en el pensamiento, en el sentimiento, con los ojos y los oídos, durante todo el día, evitar la pereza interior, sea que ésta signifique mantenerse receptivo, acumular o meramente perder el tiempo, es condición indispen­sable para la práctica del arte de amar.
Erich From- El arte de amar

La ecuacion dolor-existencia





 "Para el sabio todo es sufrimiento" (duhkameva sarva vivekinah) dice Patanjali en Yoga Sutras,II,15.
No es el primero ni el ultimo que ha constatado este sufrimiento universal . Mucho antes que el , el Buddha habia dicho:" Todo es sufrimiento, todo es transitorio"
La experiencia humana , sea cual fuera su naturaleza engendra sufrimiento , pero no es el unico que sufre , el sufrimiento es una necesidad cósmica, una modalidad ontológica a la cual esta sujeta toda "forma" manifestada . Ya sea un dios o bien un minùsculo insecto , el hecho de existir en el tiempo , de estar sujeto a una temporalidad , implica dolor. No cabe duda de que el sufrimiento es universal, pero si sabemos como utilizarlo para liberarnos, descubrimos que no es definitivo. El ser humano "despierta"gracias al "conocimiento" que le libera de las ilusiones del mundo fenomènico . La miseria de la vida humana no se debe a un castigo divino , ni a un pecado original , sino a la ignorancia. Tampoco se debe a una ignorancia cualquiera, sino ùnicamente a la ignorancia de la verdadera naturaleza del espìritu, la que hace que confundamos el espìritu con los fenomenos psicomentales. El conocimiento de orden metafìsico conduce al discipulo al umbral de la iluminacion es decir , hasta el verdadero "Espiritu" que es la meta de una gran parte de las escuelas espirituales .

Mario

Momentos de confusion




 Nos encontramos con una multidud de tendencias en el campo del desarollo personal, lo que crea una verdadera confusion. Es algo especifico a esta epoca Kali Yuga (edad de la sombra) donde Maya (la ilusion) se manifiesta con mucha fuerza y hace que la oscuridad spiritual es algo comun. Encontrar un via de de desarollo personal que nos puede llenar es una arrea bastante dificil. Desade hace miles de años las enseñanzas se han grupado en dos categorias:
Exotericas( exterior)- disciplinas comunes para los profanos y de facil acceso y abiertas a todo el mundo.
Esotericas (interior)-donde el concimiento es reservado solo a algunos (iniciados) y de dificil acceso, a veces pasando unas pruebas dificiles . Actualmente el aceso a la informacion es facil para todos pero no todos puede asimilar y comprender el contenido. El contenido se oculta si no disponemos de una mente educada.Tenemos que conocer nuestras necesidades reales y con los sentidos abiertos descubrir la forma para una evolucion rapida. Se sufre hoy en dia de una pasividad enfermiza que crea un gran obstaculo, una gran perdida de tiempo y que conduce a decepcion y frustracion.
Todo el desarollo necesita de nuestra parte un esfuerzo ( la accion es superior a la inaccion) que va a ser proporcional con los resultados . La informacion por si sola no produce cambios si no se lleva a la practica. La teoria nos orienta hacia fuera y la practica hacia dentro . El equilibrio entre las dos produce conocimiento. Y aqui me refiero a cualquier disciplina que abordamos (Yoga, Tai Chi , Zen , Tantra , Sufismo , Cristianismo etc.)

Mario